Los herederos. Eugéne Buland. 1887. Museo de Bellas Artes, Burdeos.

Página personal de Avelina García Colmenero. Gracias por acompañarme un rato.
Aquí encontrarás lo que escribo, leo o pienso. No sé si tiene mucho interés para el mundo, pero ya que estás sé bienvenido.
Aquí se está bien.



martes, 3 de marzo de 2009

UN MILLÓN DE ROSAS



¨¨En una parada de autobús pregunté a una muchacha qué camino debía tomar para llegar a la estación de ferrocarril. Le acompañaré, se ofreció. A pesar de que nos encontrábamos en pleno centro, nos hundíamos en el barro hasta los tobillos. El cielo aparecía nublado y nos azotaban ráfagas de viento.
Donietsk es el centro de la cuenca minera de Ucrania; en algunos barrios, montones de carbón y de escoria se acumulan directamente sobre las calles. Un polvo negro se posa sobre las paredes de las casas, formando oscuros tizones, chorreones plomizos y repugnantes costras bruñidas en las fachadas de kilométricas series de bloques de pisos.
¿Le gusta Donietsk?, me preguntó la muchacha en un tono inseguro. La gente es muy sensible hacia esta clase de cosas, les descorazona oír en respuesta una opinión desfavorable. Febril y diligentemente, me puse a buscar los lados buenos de la ciudad, pero por lo visto no había sabido conferir sinceridad a mi voz, pues cuando terminé de hablar, me respondió con un tono lleno de determinación, hasta de altivez: No obstante, en verano, en nuestra ciudad florecen las rosas. Un millón de rosas. ¿Puede usted imaginárselo? ¡Un millón de rosas!¨¨

Ryszard Kapuscinski. El Imperio.

SOBRE LA NIEVE


Es una espera inútil, la nieve. Parece que el cielo se fuera a precipitar sobre el vacío inmenso que guardamos dentro del alma, ventanas heladas.
A veces sueño, que camino por la nieve y no consigo avanzar. Entonces me despierto, angustiada. Otra vez Guerra y paz, ese silencio blanco.

LÍMITES DEL MAR